La noche más oscura (Zero Dark Thirty) (2012)

Comienza la invasión de tierras extranjeras como parte de la expansión de su poder y su doctrina socio-económica: el (neo)liberalismo

zero_dark_thirtyç.jpg

El género que, forma concluyente (y más figurada que realista), cuenta la creación de la nación de los Estados Unidos, es el western. El Estado norteamericano no tiene su origen en un poso histórico genuino, su conformación como nación moderna fue fruto de una serie de actos de extrema violencia entre los que encontramos varios genocidios, una guerra civil y algunos magnicidios. Una vez pacificado el territorio norteamericano, comienza la invasión de tierras extranjeras como parte de la expansión de su poder y su doctrina socio-económica: el (neo)liberalismo.

tras el ataque del 11-S, George W. Bush puso a su país en guerra

Tras el ataque del 11-S, George W. Bush puso a su país en guerra, sería una campaña sin duración determinada y con objetivos cambiantes según el momento político y coyuntural. La excusa para tamaña expansión militar era acabar con la red Al Qaeda y su líder, Osama Bin Laden, antiguo colaborador de la CIA en la guerra sucia afgana. El presidente norteamericano apeló a un tópico del western para pedir la cabeza de OBL, el cartel de reward. Comienza así la era de la legalización del crimen de Estado: se legaliza la tortura, la retención sin garantías, los asesinatos selectivos y la actuación militar en cualquier punto del planeta, amparada por los gobiernos neoliberales de la UE y las tiranías de Oriente Medio.

El asesinato de OBL tiene lugar el 2 de mayo de 2011. Tras varios años de investigación, torturas sistemáticas, intervenciones militares y billones de dólares gastados, la venganza de los EE.UU. es ejecutada por un comando SEAL. Para glosar esta gesta, la oscarizada Kathryn Bigelow realiza la película Zero Dark Thirty (2012). Sorprende la rapidez con la que se produce el relato cinematográfico de unos hechos que aún van a ser secreto de Estado durante una veintena de años, pero ahí lo tenemos. Hollywood es, entre otras cosas, una máquina de propaganda del Estado norteamericano, y Zero Dark Thirty es un ejercicio de didáctica histórica sin tamiz alguno. Y, no obstante, la película es fascinante por la naturalidad con la que realiza el relato de unos acontecimientos en los que se cuela, sin censura, el modus operandi de la CIA y del ejército norteamericano. Aprendemos lo que es un black site (España participó en el traslado de presos a algunos de estos puntos negros de la CIA), métodos de tortura que hacen cantar al terrorista más duro, el día a día de respetables torturadores, como los EE.UU. interfieren en la política de medio mundo, y cómo se ejecutan sumariamente a los elementos señalados por los servicios secretos. Se concluye con la operación clandestina en la que OBL es asesinado sin la menor intención de atraparlo con vida para ser juzgado por sus crímenes, como en un western.

Zero Dark Thirty es un gran espectáculo al que se le ha querido dotar de un aroma a thriller, pero la falsa neutralidad de su lectura política y su ritmo, ajeno a las prisas del cine moderno, lo convierten en una pieza única, una rara avis que navega a contracorriente del thriller político clásico. El filme rehuye los juicios morales y nos muestra una realidad geopolítica en la que los Estados neoliberales extienden sus tentáculos por todo el planeta, y la guerra ya es un negocio privatizado en la que los ejércitos privados -contratistas- se encargan de hacer el trabajo sucio del Estado con aquiescencia de éste. Los grandes acontecimientos ya no se dirimen en los parlamentos sino en salas de guerra como la Predator Bay de la CIA que vemos en la película. Nos guste o no, Zero Dark Thirty es una película ambigua, falazmente neutral pero, a la vez, terriblemente real.

Alfredo Paniagua

* * * * * * *

crimenes-celebres

Tit. Orig: Zero Dark Thirty. Estados Unidos, 2012. Director: Kathryn Bigelow. Guión: Mark Boal. Música: Alexandre Desplat. Fotografía: Greig Fraser. Intérpretes: Jessica Chastain, Joel Edgerton, Taylor Kinney, Kyle Chandler

El crimen no necesita de mayor justificación. Simplemente nos fascina e hipnotiza, nos atrapa, nos obliga a seguir mirando…

El equipo PRÓTESIS te trae el comentario crítico de las mejores películas célebres y sangrientas.

Este ensayo colectivo es obra del equipo para el monográfico Crímenes Célebres, editado por Reino de Cordelia en 2018