Laberinto griego. Philip Kerr

Bernie, siempre oculto bajo otro nombre, termina entrando en una gran empresa de seguros

laberinto-griego.jpg

  1. Tras las peripecias relatadas en Azul de Prusia, nos encontramos a Bernie Gunther, bajo una identidad falsa, trabajando en el depósito de cadáveres de un hospital.

Después de una serie de desagradables encuentros con personajes de su pasado, Bernie, siempre oculto bajo otro nombre, termina entrando en una gran empresa de seguros haciendo lo que mejor sabe, investigar denuncias para determinar su veracidad. En estas lides, es enviado a Grecia para investigar el incendio y hundimiento de un buque.

brutales actuaciones del III Reich durante la ocupación de Grecia en la II Guerra Mundial

Lo que se inicia como casi una investigación de puro trámite, se va complicando cuando sombras del pasado se ciernen sobre los hechos investigados. Estas sombras se refieren a las brutales actuaciones del III Reich durante la ocupación de Grecia en la II Guerra Mundial, y en particular los programas que hicieron padecer a la población judía de Salónica.

En la que es ya la 13ª entrega de esta fantástica serie, el autor no echa mano de relatarnos hechos del presente y del pasado del protagonista, como hace en otras entregas. En esta novela toda la narración transcurre en esos días de 1957, aunque aparezcan episodios del pasado tanto del protagonista como de otros personajes. Esto le va a dar una solidez y fluidez muy importante a la narración, pues el conjunto de acciones que Bernie Gunther lleva a cabo para sacar a la luz la verdad de los hechos, resulta de una contundencia y de un interés que se va incrementando a medida que, de mano del protagonista, vamos ahondando en una historia con aspectos muy siniestros que se van complicando con múltiples matices.

El protagonista no es condescendiente con ninguna de las partes que aparecen en esta historia. Partiendo de la repulsa bien explícita por el régimen del terror que implicó el nacionalsocialismo, del cual fue testigo cercano y actor involuntario, no duda en señalar los claroscuros de la actuación de sus rivales, e incluso de aquellos que fueron sus víctimas. De ahí que sus thrillers no son novelas de buenos y malos, en blanco y negro, sino que señalan con puntería certera la mezquindad, ruindad y malicia de los distintos actores de tan sangriento drama. Podemos recordar las durísimas críticas que eleva contra el régimen soviético, los servicios secretos norteamericanos o la confusa y difusa actuación francesa en la II Guerra Mundial y su epílogo.

En esta ocasión, Bernie Gunther fija su crítica mirada en la geopolítica de los años 50, y en particular en las actuaciones de la recién creada RFA, de la que nos muestra su pujanza económica, pero no deja de señalarnos la podredumbre de la presencia de criminales nazis en sus órganos de dirección, siendo especialmente cuestionada la figura de su presidente Konrad Adenauer.

Kerr, mientras nos va relatando los hechos criminales, hace una descripción bastante vitriólica de las prácticas comerciales y económicas de la República Federal en relación con Grecia, que nos asombra en su parecido con los hechos que cincuenta años después se han dado en la generación de la crisis económica de 2008.

Pero no se crean que los griegos se van de rositas. Los comentarios que el autor pone en boca de su protagonista sobre las instituciones y la vida cotidiana griegas del momento tampoco dejan en buen lugar a esta sociedad, y nos recuerdan a otra novela del autor, La mano de dios, cuyo protagonista, el entrenador de fútbol Scott Manson, no es menos crítico con las costumbres y prácticas de la vida griega que la del detective berlinés.

Como es ya marca de la casa, los personajes ficticios se mezclan con personajes reales, y así el autor nos relata historias verídicas de lo que fue el horror del nacionalsocialismo que difícilmente hubieran sido mejoradas por la ficción.

Todo esto enmarcado en un poderoso thriller de intriga y aventuras, con mucho ritmo, diálogos chispeantes, con morcillitas históricas de lo más interesante, y comentarios sobre la realidad del momento que, como poco, nos ayudan a juzgar con espíritu crítico lo que se nos ha contado en la historia oficial de la Europa de posguerra.

Pero esta entrega tiene un matiz novedoso. Las peripecias de este aperreado policía alemán le han obligado a vivir siempre huyendo de un pasado que le acusa injustamente, y en esta entrega el protagonista, que ya hastiado de su vida intentó suicidarse un par de novelas atrás, parece encontrar una razón, un sentido a su dura vida. Por primera vez, a sus casi sesenta años puede intentar redimir y conjurar una culpa que, sin ser basada en hechos reales, lleva a cuestas, como buena parte de los alemanes que vivieron bajo la ominosa sombra del nazismo. Hay momentos en la novela de reflexión profunda, que van más allá del ya clásico cinismo marlowiano del protagonista.

Pero esos momentos de introspección de Bernie, no impiden al autor, diría que incluso son un acicate, darle viveza a la historia, pues el protagonista nos volverá a dar un espectáculo de acción, inteligencia y valor, y en la medida de lo posible, seguirá siendo un paladín de la verdad y la justicia pese al que pese.

Por señalar algo que nos ha chirriado un poco en esta espléndida novela ha sido la traducción que le han dado al título original, Greeks bearing gifts, Laberinto griego, que  nos parece muy pobre, pues el título se refiere a un dicho que en inglés es beware Greeks bearin gifts, que se puede traducir como cuídate de los griegos que traen regalos, lo que en una acepción más metafórica viene en decir que el que escucha a las serpientes termina envenenado, algo que tiene mucho que ver con aspectos fundamentales de la novela y que se pierde al traducir tan pobremente el título. Es lamentable que un título con tantas sugerencias se quede en algo tan insípido; esperamos que no lo hayan elegido simplemente por ser homónimo de una de las más flojas entregas de la serie del Carvalho de Vázquez Montalbán.

Hay que decir que ésta es la última entrega de las aventuras de Bernie Gunther publicadas en vida del autor, pero se nos ha anunciado que dejó una novela póstuma, Metropolis, en la que se nos hablará de uno de los casos que más fama dieron al protagonista, el caso de Gormann el estrangulador, que parece será publicada próximamente en el Reino Unido. Ansiamos y tememos su publicación, pues ésta sí que será la despedida definitiva de una de las series negro-policiales más sólidas, divertidas y apasionantes de los últimos treinta años.

RBA, 2019

Compra en Estudio en Escarlata

José María Sánchez Pardo

Estudio en escarlata logo