El Silencio de los Corderos (1991): el año en que conocí a Lecter

Jonathan Demme consigue conciliar a crítica, público e incluso a la Academia en un aplauso unánime con una cinta que, lo queramos o no, es de terror. Pese a su apariencia realista y al uso de técnicas documentales, El Silencio de los Corderos es una tenebrosa fábula para adultos que inaugura una mitología peculiar y a la vez cercana.

David G. Panadero conduce esta Sesión Prótesis.

Estudio en escarlata logo