Los secretos de san Gervasio. Carlos Pujol

Un importante empresario textil de Barcelona desaparecido en extrañas circunstancias

San Gervasio.jpg

En medio de una calurosa noche londinense, Sherlock Holmes y su inseparable compañero de fatigas, el doctor Watson, reciben la inopinada visita de dos mujeres. Las visitantes se presentan como hermanas y piden al celebérrimo detective que dé luz sobre el paradero de su padre, un importante empresario textil de Barcelona desaparecido en extrañas circunstancias.

el famoso investigador y su compañero ponen rumbo a Barcelona

Pese a que el encargo tiene un cierto halo de inconcreción, el famoso investigador y su compañero ponen rumbo a Barcelona, pues en esos momentos ninguna otra tarea les ocupa; además, unos determinados recuerdos de la adolescencia impulsan a Holmes hacia ese viaje.

Pero desde su arribo a la ciudad condal, las reticencias iniciales de Holmes en cuanto a la historia de las dos hermanas se van cumpliendo, pues los pesquisidores se verán involucrados en una encuesta en la que nada está claro: ni la víctima, ni el demandante; además, sus pasos se ven conducidos por una presencia oculta, que les llevará desde Barcelona a una pequeña localidad de su periferia.

A lo largo de la narración, Holmes y Watson se verán enfrentados a situaciones enigmáticas en las que no faltarán la resolución de asesinatos y la sustracción de objetos importantes. Para hacer frente a estas situaciones, Holmes sacará a la luz todas sus armas intelectuales y de acción, hasta lograr iluminar una historia farragosa y poco definida.

tendrán que enfrentarse no sólo a misterios y criminales,
sino también al ardiente calor del verano español

Claro está, Holmes y Watson desarrollan estas aventuras en un escenario que les es extraño, pues tendrán que enfrentarse no sólo a misterios y criminales, sino también al ardiente calor del verano español, algo que les permitirá descubrir las bondades de la siesta. De igual forma tendrán que acompasar su estilo a un tempo y unas costumbres muy distintas a las de Inglaterra. La capacidad de acomodación de nuestros personajes será notable, pese a las quejas de Watson, que compara su situación con los sofocos y calamidades que padeció en las campañas afganas.

Un elemento novedoso de esta narración es la hipótesis que plantea acerca de la influencia que la estadía en un colegio jesuita, en su infancia y adolescencia, dejó en el temperamento y la forma de afrontar la vida de Holmes. Esta propuesta es una novedad que se añade al cúmulo de suposiciones e hipótesis sobre la personalidad y el carácter de este gran personaje de la Literatura universal, ya que Conan Doyle, pese a dejarnos a un personaje tan extraordinario, no ofrece prácticamente ningún dato biográfico que permita explicar una mente tan brillante y una actitud ante la vida con peculiaridades sorprendentes.

Esta obra se inscribe en ese gran conjunto de los pastiches holmesianos que, por un lado, incrementan la nómina de aventuras de su personaje y, por otro, hacen propuestas sobre la personalidad del personaje que, como hemos señalado, pese a su grandeza y originalidad, presenta grandes y oscuras lagunas en su vida que favorecen la formulación de las más variadas hipótesis sobre él.

Un gran mérito de esta novela es que se encuadra entre los pastiches holmesianos respetuosos con el personaje; algo muy de agradecer, pues este género resulta a veces desconcertante, ya que en demasiadas ocasiones, tras la pretensión de homenaje al personaje, nos encontramos con narraciones ridículas en las que el gran Holmes parece un mequetrefe y, en la pretensión de rellenar esas zonas oscuras de su vida y de explicar sus peculiares formas de ver la existencia, se formulan algunas propuestas estúpidas que dejan a al gran detective más como un tarado que como lo que su autor pretendió: un muy peculiar ser humano lleno de facultades sorprendentes e incógnitas.

Estupendo libro que interesará tanto a los amantes de Sherlock Holmes como a quienes no sean tan seguidores suyos.

Compra en Casa del Libro

Menoscuarto, 2019

José María Sánchez Pardo

Los monstruos de Villa Diodati