Romasanta, la caza de la bestia (2004)

Un lobo que se ha convertido en hombre

romasanta_la_caza_de_la_bestia.jpg

En plena Galicia rural, siglo XIX, un asesino en serie actúa masacrando y extrayendo a los cadáveres su grasa para realizar jabones. El culpable, Manuel Blanco Romasanta, cree ser la víctima de una maldición en la que le posee un lobo, convirtiéndole en licántropo, un hombre lobo o más bien un lobo que se ha convertido en hombre. Bajo esta premisa se nos presenta la película, de la productora Fantastic Factory, rodada íntegramente en España para el mercado americano y bajo la dirección de Paco Plaza, en un intento de rememorar en modo nostálgico si cabe aquellas películas de la productora Empire y posteriormente Full Moon, productos hechos con imaginación y cariño de los que se nutrieron los videoclubs en nuestra infancia y adolescencia.

julian sands.jpg

En este caso es más un intento fallido. Romasanta, no es la peor película de la Fantastic Factory, pero se lleva el honor de ser la más plomiza.

nos encontramos en una España donde la superstición aún se percibía como real, situación que nunca refleja la película

La dirección de Paco Plaza, aún siendo correcta, no consigue transmitirnos nada, siendo más un trabajo de encargo realizado atropelladamente —el descuido de incluir en el montaje una secuencia en el bosque cuya imagen está quemada, por ejemplo—. Aún así lo mejor de la película es su dirección de fotografía, ya que aprovecha el paisaje, pero no da la sensación de que ocurra en España ya que se incluyen recursos del cine anglosajón, con el fin de vender la película en ese mercado. Buena muestra de ello son los trajes de los personajes, alejados de su tiempo y lugar. El personaje del psiquiatra forense se parece más a un protagonista de las películas de la Hammer en su ocaso. A esto le sumamos que al personaje femenino es retratado como una mujer engañada y convertida en ángel de venganza. La propia fisonomía del protagonista, interpretado por Julian Sands parece salido de una mansión de la Inglaterra del XIX, se encuentra totalmente descontextualizado y desorientado, quizas por que trabajara antes para Dario Argento en su Fantasma de la Ópera, se describen acciones en las que el mismo personaje escribe cartas con letra gótica de imprenta y en inglés —y estamos en la España siglo XIX, sumida en el analfabetismo—. Nos encontramos en una España donde la superstición aún se percibía como real, situación que nunca refleja la película, aplicando elementos en su conjunto que no correspoden al lugar ni a la época que intenta reflejar, desembocando todo ello en una astracanada sin gracia y aburrida. El elemento fantástico y testimonial de la película es introducido de manera burda y grosera, intentando hacernos ver que Romasanta podía ser un lobo que se ha convertido en humano y que camina entre nosotros, idea a priori interesante pero que queda resuelta de forma abrupta, siendo un sueño, escena sin sentido dentro de una película que intenta estar basada en un hecho real.

Capítulo aparte merecen las interpretaciones. Elsa Pataki sigue interpretándose a sí misma y, pero con todo, no desentona, ya que ningún actor está bien. Julian Sands y John Sharian están desorientados, quizas por el idioma o porque no se creen lo que están haciendo. Gary Piquer interpreta un personaje breve y mal desarrollado, meramente testimonial.

Uno de los problemas más graves que tiene la película es su guión, sorprendentemente realizado entre dos guionistas, y que parece escrito para una serie de interminables capítulos de televisión. Paco Plaza trabaja más bien por encargo, seguramente poco o nada ha podido aportar debido a las innumerables limitaciones de la producción. Sorprende que su trayectoria confirme que es un director solvente y muy interesante, demostrado con su ópera prima El segundo nombre (2002) y afianzado posteriormente con Rec (2007), Rec 3 (2012) y la excelente Verónica (2017), de estreno reciente.

Francis Díaz

* * * * * * *

crimenes-celebres

Tit. Orig: Romasanta, la caza de la bestia. España, 2004. Director: Paco Plaza. Guión: Elena Serra, Alberto Marini. Música: Mikel Salas. Fotografía: Javier Salmones. Intérpretes: Julian Sands,  Elsa Pataky, John Sharian, Gary Piquer

El crimen no necesita de mayor justificación. Simplemente nos fascina e hipnotiza, nos atrapa, nos obliga a seguir mirando…

El equipo PRÓTESIS te trae el comentario crítico de las mejores películas célebres y sangrientas.

Este ensayo colectivo es obra del equipo para el monográfico Crímenes Célebres, editado por Reino de Cordelia en 2018