Entre dos mundos. Olivier Norek

La estrecha vigilancia sobre el Paso de Calais les impide realizar sus sueños de un futuro mejor

entre dos mundos.jpg

En Calais, los miles de migrantes que ansían llegar a tierras británicas han creado, poco a poco, un inmenso campamento, mientras la estrecha vigilancia sobre el Paso de Calais les impide realizar sus sueños de encontrar en suelo británico un futuro mejor.

las durísimas condiciones del campamento, los violentos enfrentamientos entre la policía y los migrantes

De esa forma se crea una gran comunidad de unos diez mil habitantes, a la que se le da, significativamente, el nombre de “la jungla”, y que está llena de personas que harán lo todo lo posible e imposible con tal de cumplir su anhelo de llegar a Gran Bretaña.

A este durísimo lugar arriban un teniente de la policía francesa, que por razones familiares pide el traslado a esta ciudad costera francesa, y un ex policía sirio que espera allí la llegada de su familia para intentar el salto a tierras británicas. Entre ambos hombres se genera una relación que combina respeto y desconfianza a partes iguales, puesto que ambos se encuentran en campos muy opuestos.

En el transcurso de los días, las durísimas condiciones del campamento, los violentos enfrentamientos entre la policía y los migrantes que asaltan los camiones que se dirigen a la frontera, algunos misteriosos asesinatos que se dan entre los ocupantes de “la jungla”, o la inquietante presencia de infiltrados yihadistas…, unirán las acciones de estos dos policías, cuya peculiar alianza se reforzará gracias al dramático destino de un pequeño sudanés.

La novela nos relata con crudeza las condiciones físicas y emocionales de los distintos ocupantes de la comunidad, a los que se llega a comparar con espectros errantes:

—¿Usted cree en los fantasmas, Passaro?

—Pues nunca me lo he preguntado. ¿Se refiere a los espíritus que rondan las casas?

—Exacto. Atrapados entre la vida terrestre y la vida celestial. Como bloqueados entre dos mundos. Me hacen pensar en ellos, sí. Almas entre dos mundos

La descripción de los acontecimientos que se suceden en esta peculiar sociedad es crudamente realista:

La violencia está por todas partes porque la pobreza es inmensa. No se puede poner juntos a más de diez mil hombres, procedentes de los países más peligrosos de la Tierra, prácticamente encerrados, dependientes de la generosidad de los vecinos de Calais y de los voluntarios, sin otra esperanza que una travesía ilegal, y creer que va a ir todo como la seda. Hay muertos todas las semanas

Y Norek también nos cuenta como entre esas gentes se crean también peligrosísimas mafias que practican la extorsión con sus propios compañeros de infortunio, pues como indica un líder del lugar.

…en cualquier rincón del mundo encontrarás siempre a un hombre que se aprovecha de la miseria de los demás

En otro lado del drama, la novela nos muestra las acciones de otros actores: los voluntarios que intentan ayudar a esa masa de desheredados; personas de muy diversos orígenes e ideologías, desde religiosos  a activistas violentos, pasando por viejos hippies… de ellos Norek nos ofrece un retrato multifacético y sin calificaciones.

Pero el otro gran personaje de esta historia son las fuerzas policiales, de las que se nos muestra lo muy duro que se les hace esta tarea, por ejemplo en frases como esta:

—No le dé demasiadas vueltas, teniente. No es buena idea. Este trabajo se hace en apnea. No trate de respirar debajo del agua

Y sobre la actuación de la policía, un migrante llega a afirmar:

—¿La policía? Depende. Bad outside, good inside. Fuera de “la jungla”, salimos corriendo en cuanto los vemos. Pero dentro, te confieso que si no estuvieran ahí, vigilando día y noche, estallaría la guerra en menos de veinticuatro horas. Étnica, religiosa o simplemente porque algunos solo saben hacer eso, pelearse

El autor nos enfrenta con esta narración con su estilo parco, despiadado, minucioso, y que no da respiro al lector. Además, como antes señalábamos, no hace calificaciones morales, se limita a presentar muy diversas facetas de los seres humanos inmersos en esta tragedia. Pero, precisamente, gracias a esta asepsia moral, desde este vívido y cruento documental, es capaz de relatarnos magníficas historias personales que, más allá de sus inciertos destinos, brillan con una luz que da calor y sentido a la dura realidad.

Si ya en su anterior entrega, El efecto dominó, Norek nos impresionó por la verosimilitud y humanidad de sus tremendas historias, en esta nueva novela nos deslumbra por su vitalidad, su dureza, y la humanidad que empapa todas y cada una de sus líneasUn libro, tanto literaria como existencialmente, que no hay que perderse.

Grijalbo, 2019

Compra en Casa del Libro

José María Sánchez Pardo

La vida bochornosa del negro Carrizoipsd