Bicho raro. Cathi Unsworth

Llamad a cualquier puerta

bicho raro.jpg

Que la verdadera escuela de la literatura es la calle es un punto en el que he insistido quizás muchas veces, e insistiré las que haga falta a riesgo de ser pesado. En este frente, Bicho raro, la novela de la escritora, editora y periodista, experta en música, cine y arte Cathi Unsworth va directa al mentón y sin concesiones. Un bocado de realidad en forma de novela río que ronda las 500 páginas, y se divide en cuatro partes, cada una de ellas en diez entregas, divididas ágilmente en capítulos de resolución inminente.

“jóvenes desechables”, como cantaban Slayer

Narrada en una diseccionadora tercera persona que nos asegura la distancia precisa para no perdernos en los meandros de la nostalgia fácil —objetivo cumplido habida cuenta de que nos ubicamos en Ernemouth en 1984 de la mano de unos adolescentes punks “sintareas” que van de las ferias al bar y de ahí a ninguna parte— pero que asegura el pulso narrativo preciso para mantenernos en vilo y aflojar como en un triste blues, desgranando la melancolía de unos chavales a los que les aprietan los cinturones y los zapatos, conoceremos a la célebre Corrine Woodrow, “Perversa bruja del Este”, y a sus colegas, “jóvenes desechables”, como cantaban Slayer.

Cathi-Unsworth.jpg

No contenta con un fuerte y vivo retrato generacional, la escritora Cathi Unsworth inicia la narración en marzo de 2003. De aquellos polvos, estos locos. Corrine Woodrow ha crecido torcida, que diría Jorge Martínez, y malvive medicada en un sanatorio mental, bajo los cuidados del Dr. Radcliffe, apellido de resonancias góticas —sobran referencias para el buen lector—. Según asegura la prensa local, cometió un asesinato ritual en la adolescencia y esto es todo lo que el destino le tiene reservado…

Pero como ya sabe el buen lector de novela negra, nada es lo que parece, ni tan siquiera lo que aparece, y el investigador Sean Ward, con su pierna dolorida a cuestas, tratará de recomponer un puzle en el que, como podemos imaginar, la tarta de la culpabilidad ofrece porciones generosas casi para todos. Solo es cuestión de elegir cuchara…

Bicho raro es una novela negra de veras diferente, desafiante, sorprendente, que se adentra en otras estructuras narrativas porque sabe que lo suyo no es desenmascarar a un culpable ni adjudicar víctimas. Tampoco trata de hacer sociología de salón. Simplemente, y no es poco, invitarnos a pasear por aquellos barrios, que en realidad no son tan diferentes de los nuestros. Con una edición de veras destacada por parte de SD. Hazte un regalo y también regálala.

SD edicions, 2018

Compra en Casa del Libro

David G. Panadero

Horno perfil anuncio