Sesión nocturna. Michael Connelly

Investiga contraviniendo órdenes y encontrará enemigos muy peligrosos

sesion nocturna.jpg

La inspectora Renée Ballard está destinada en una comisaría de Hollywood, donde trabaja en el turno de noche. Su trabajo consiste en presentarse en los escenarios de los crímenes para hacer un primer informe; sin embargo, no le está permitido llevar a cabo la investigación criminal correspondiente.

contra la opinión de sus jefes y compañeros

Su extraña situación es un castigo administrativo por haber presentado una denuncia por acoso sexual contra un superior; como la denuncia no fue ratificada por sus compañeros, fue apartada a un trabajo con malos horarios y poca capacidad de desarrollo profesional.

Pero, en una noche especialmente complicada, tiene que atender la brutal agresión que sufre un transexual de origen latino y también un violento tiroteo en una discoteca de moda, en la que entre los muertos se encuentran varios delincuentes de largo recorrido.

La protagonista decide ignorar las órdenes de sus superiores y se pone a investigar ambos crímenes, lo que la introducirá en una vorágine de mucho riesgo pues en ambos casos se topará con enemigos muy peligrosos. Y todo esto contra la opinión de sus jefes y compañeros, que mostrarán reticencias muy inquietantes.

Con esta novela, Connelly nos presenta una nueva protagonista de sus magníficas historias policíacas, pues da la sensación de que esta joven y audaz policía puede coger el relevo del gran Harry Bosch, de quien incluso hay una pequeña mención.

Al igual que Bosch, Ballard es una policía tenaz, luchadora e inteligente, que ha de sortear la desidia y burocracia del Departamento de Policía de Los Ángeles, donde los protocolos y las cuestiones políticas parecen entorpecer la resolución de los crímenes.

A lo largo de la narración, el autor nos llevará por los rincones menos conocidos de la gran urbe angelina, donde se hacinan los sin techo, o bien nos mostrará uno de los mejores negocios californianos: la industria del cine porno.

Pero, en esta novela, Connelly no sólo nos da un paseo por diversos escenarios sociales y económicos angelinos, sino que nos presenta con mucho detalle buena parte de la variopinta fauna criminal desplegada por esa gran urbe; desde depredadores sexuales a variados modelos de traficantes, pasando por ladrones de muy diverso pelaje, y todo bien aderezado con su ración de policías corruptos.

La novela tiene un ritmo trepidante, buenos diálogos y una trama que se va desplegando con sorpresas y momentos inquietantes en los que las dotes de la protagonista brillan gracias a su dedicación e intuición, que le permitirán dar luz a unas investigaciones realmente complejas, que normalmente quedarían en el archivo de casos no resueltos

Los personajes están muy bien descritos, ya sean los policiales, los delincuentes o las muy diversas gentes que iremos conociendo. Es de destacar la personalidad de la protagonista, una surfista, que pone gran pasión en su labor policial y que, como otras muchas mujeres protagonistas del noir, se apoya en una anciana, que le sirve como ancla en su tormentosa y peligrosa existencia.

Una apasionante narración en la que Connelly nos propone una nueva protagonista de sus aventuras policíacas que tiene muy, pero que muy buena pinta.

Alianza, 2018

Compra en Casa del Libro

José María Sánchez Pardo

Poemas góticos