Citizen X (1995)

La investigación del asesino múltiple Chikatilo, el carnicero de Rostov

citizen x.jpg

De la mano de la productora HBO y directo para televisión ya por el año 95, nos llega un pequeño tesoro que nos hará rememorar esa esplendorosa etapa de telefilmes como El diablo sobre ruedas (1971), de Spielberg, El estrangulador de la noche (1973), de Dan Curtis… Eran películas sin más pretensión pero de una calidad alta para y que aguantan el paso del tiempo. Citizen X narra cómo fue en la antigua URSS el proceso de investigación del asesino múltiple Chikatilo, más conocido como el carnicero de Rostov.

un régimen que anula al individuo en favor del colectivo

El director opta por una fotografía fría y de tonos apagados, casi blanco y negro. Su objetivo es plasmar visualmente la soledad, aislamiento, escasez e indefensión en un paisaje solitario, alejado de las grandes urbes. Enfatiza la imagen de una sociedad bajo un régimen que anula al individuo en favor del colectivo, pero que no protege salvo que sea para dar imagen al exterior.

La película está centrada en el personaje Viktor Burakov, interpretado eficientemente por Stephen Rea, que da ese aire melancólico y pesaroso, como el encargado jefe de la investigación, sobre el que se producen todas presiones desde el antiguo régimen soviético para indicarle como debería llevar a cabo la investigación sin apenas libertad en la toma de decisiones. Para relajar esa presión se introduce el personaje Mikhail Fetisov, el Coronel que le encarga la investigación de los asesinatos, único apoyo del protagonista dentro del régimen, interpretado con solvencia por un maduro Donald Sutherland. En contrapartida a estos personajes, el antagonista, el psicópata Andrei Chikatilo, interpretado por un excelente Jeffrey DeMunn, papel difícil ya que debe resultar afable, cercano, incluso patético en sus relaciones familiares y laborales, para luego convertirse en un ser sediento de sangre, que no controla sus impulsos en violaciones, asesinatos y canibalismo. La ausencia de sonido durante el crimen acrecienta la sensación aislamiento y soledad, pero su mirada es la de un animal salvaje y desbocado que nos hace estremecer.

La película también refleja en parte el proceso que atravesó la antigua URSS. El cartel propangandístico de la imagen de Lenin que se va deteriorando según avanzan los años es una metáfora de la caída del régimen, muestra de que algo está cambiando.

El bergmaniano Max von Sydow interpreta al Doctor Alexander Bukhanovsky, sin duda una de las piezas claves para atrapar al asesino, ya que realiza el perfil psicológico del asesino, que tanto pidió Viktor Burakov y siempre denegaron hasta casi al final. Además gracias a su intervención al final de la película provoca que el asesino confiese sus crímenes. Otro personaje antagonista es Bondarchuk, bien interpretado por Joss Ackland, que representa la imagen del partido comunista en la URSS, con un gran poder de decisión pero sin ninguna responsabilidad porque cae en sus subordinados. Más preocupado por sus propios intereses, haciendo ver que eran los del partido y en consecuencia los del pueblo, encarna las prolongaciones del poder para controlarlo todo.

Más que una tv movie, Ciudadano X es una gran película que en nada desmerece de otras producciones con mayor presupuesto, una joya a redescubrir.

Francis Díaz

* * * * * * *

crimenes-celebres

Tit. Orig: Citizen X. Estados Unidos, 1995. Director: Chris Gerolmo. Guión: Chris Gerolmo (Libro: Robert Cullen). Música: Randy Edelman. Fotografía: Robert Fraisse. Intérpretes: Stephen Rea,  Donald Sutherland, Max von Sydow, Jeffrey DeMunn

El crimen no necesita de mayor justificación. Simplemente nos fascina e hipnotiza, nos atrapa, nos obliga a seguir mirando…

El equipo PRÓTESIS te trae el comentario crítico de las mejores películas célebres y sangrientas.

Este ensayo colectivo es obra del equipo para el monográfico Crímenes Célebres, editado por Reino de Cordelia en 2018