Asesinando Norteamérica (1982)

Elaborado guión con una función didáctica y sobre todo de denuncia

the_killing_of_america-866925140-large.jpg

En 1982 se producía en Estados Unidos un curioso documental titulado The Killing of America en el cual se nos pretendía mostrar en pantalla imágenes reales e impactantes sobre numerosos crímenes que suceden en día a día de la “joven” nación. Pero antes de comenzar a utilizar el bisturí, hablaremos del curioso origen del film y su pertenencia al oscuro género del shockumentary o película mondo.

El cine mondo tiene su origen en Italia de la mano de Gualtiero Jacopetti, Paolo Cavara y Franco Prosperi con su genial film Mondo Cane (1962), cinta documental llena de humor negro que pretendía mostrar imágenes impactantes de distintas culturas del mundo, concretamente en lo que concierne la relación de los seres humanos con los animales. Por supuesto que muchas de estas imágenes e informaciones eran manipuladas o directamente, inventadas. El cine mondo continuó desarrollándose con cierta vitalidad en la Italia de los 60 y los 70, aunque estas películas tuviesen cierto interés antropológico, finalmente sirvieron para saciar la sed de carne e imágenes impactantes del público de la época. Finalmente llegamos a principios de los 80, el cine mondo daba los últimos coletazos hasta que irrumpe el mercado de vídeo doméstico japonés (uno de los más importantes de la época y la actualidad) y demanda la creación de películas donde muestren escenas de muertes y crímenes reales, así nace la saga de culto de Rostros de la muerte (Faces of Death) y la propia película que estamos tratando. Es más, Asesinando Norteamérica se pudo ver en muchos lugares del mundo excepto en Estados Unidos, donde llega en 2016 con el lanzamiento al mercado doméstico.

El asesinato de los hermanos Kennedy (John y Robert) o el intento de asesinato a Ronald Reagan

Asesinando Norteamérica es una película mucho más interesante que otros shockumentary del momento, ya que a diferencia de estos, la película no solo trata de mostrar un catálogo de crímenes y muertes reales, sino que hay un elaborado guión con una función didáctica y sobre todo de denuncia, es más, en Asesinando Norteamérica apenas podemos ver muertes impactantes. Este sólido guión corre a cargo de Leonard Schrader, hermano del gran Paul Schrader. El guión del documental se sustenta en dos grandes pilares:

La primera tesis nos habla de la cantidad de crímenes con armas de fuego hacia políticos que se producen en Estados Unidos. Muchos de éstos se saldan con la muerte o invalidez del personaje político en cuestión. El asesinato de los hermanos Kennedy (John y Robert) o el intento de asesinato a Ronald Reagan. La Segunda Guerra Mundial, la guerra de Vietnam, las drogas, los movimientos sectarios de los setenta… Parece que las pistolas dominan la política e incluso se llega a insinuar ciertas teorías conspirativas al respecto. Ideas que nos recuerdan a la película de Michael Moore, Bowling for Columbine pero amigo, estos son los 80, todo es gris, no hay momento para el humor.

El segundo carril por el que circula la película es el concepto de asesino en serie que forma parte de la cultura norteamericana. A través de estadísticas y ejemplos se nos muestra como las últimas décadas de la historia de EEUU está repleta de estos serial killer cuyos procedimientos y motivos son tan diversos como el propio país: Ted Bundy, Pogo the Clown o Edmund Kemper. Aunque tal vez el fenómeno que se trata con más profundidad es el de los francotiradores, asesinos en serie que simplemente buscaban sumar víctimas sin distinción de raza, edad o sexo; una suerte de reguladores de la población estadounidense.

Asesinando Norteamérica es un documental pionero en su género y que llega a despertar el interés por el crimen real.

Duvid Mdd

* * * * * * *

crimenes-celebres
Tit. Orig: The Killing of America. Estados Unidos, 1982. Director: Sheldon Renan. Guión: Chieko Schrader, Leonard Schrader. Música: W. Michael Lewis, Mark Lindsay. Fotografía: Robert Charlton, Tom Hurwitz, Willy Kurant, Peter Smokler. Intérpretes: Documental

El crimen no necesita de mayor justificación. Simplemente nos fascina e hipnotiza, nos atrapa, nos obliga a seguir mirando…
El equipo PRÓTESIS te trae el comentario crítico de las mejores películas célebres y sangrientas.

Este ensayo colectivo es obra del equipo para el monográfico Crímenes Célebres, editado por Reino de Cordelia en 2018