Philip Kerr. Comisario Bernie Gunther

Seguimos con el Berlín de entreguerras en las novelas criminales, monográfico de Ciudades del Crimen, con las novelas más exitosas

philip kerr.jpg

Esta es la serie más popular de las que han aparecido en España y tiene una indudable calidad. En ella se nos relatan las peripecias del policía berlinés Bernie Gunther, y sus aventuras ocupan desde principios de los años 30 a bien entrada la década de los 50. El protagonista, dentro de su papel de investigador criminal, ocupará diversos estatus: comisario de la policía criminal, detective de hotel, detective privado e incluso investigador militar de crímenes de guerra trabajando para la Wermacht.

violetas.jpg

Las novelas de Gunther que se ciñen a la época que nos ocupa son Violetas de marzo, Pálido criminal, Una llama misteriosa, Si los muertos no resucitan y Gris de campaña. Las dos primeras transcurren en su totalidad en la época que nos ocupa, mientras que en las otras tres, parte de la novela transcurre en esos años, y otra parte se desarrolla tiempo después ya que el autor, en una misma novela, alterna historias del personaje en diversas épocas de su vida, que suelen tener una íntima conexión (por ejemplo, casos que quedaron sin resolver, y a los que años después se les puede dar luz).

profundas convicciones de alemán, que no tiene vergüenza por serlo

El personaje es brillante, irónico, mordaz, cínico con conciencia y un puro berlinés. Sobre esto, el mismo personaje comenta el poco agrado que para muchos berlineses tenían el estilo y la parafernalia nazi. Es un auténtico sabueso, que luchará por resolver y cazar a criminales del más variado pelaje. De su mano conoceremos buena parte de los temas apuntados en la introducción sobre la época, la vida cotidiana, y muchísimos detalles sobre los usos y costumbres del Berlín de entreguerras, y de paso nos presentará a numerosos personajes históricos de esos años.

Está considerado el más marlowiano de los policías literarios de su ámbito y época, por sus hirientes comentarios, por sus ácidos juicios, pero siempre dentro de un profundo interés por la justicia. Es muy de destacar sus profundas convicciones de alemán, que no tiene vergüenza por serlo, que no se siente nacionalsocialista y que se horroriza ante el talante y los aberrantes crímenes de los que fueron responsables los nazis y sus acólitos.

Continuará…

Horno perfil anuncio